Dermatitis atópica en bebés

Publicado en Preguntas frecuentes

 

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria de la piel, que cursa habitualmente en forma de brotes. Lo más característico es el picor intenso y la aparición de lesiones de tipo eccematoso en la piel. Estos brotes suelen mejorar e incluso desaparecer con la edad, pero pueden persistir en la edad adulta.La dermatitis atópica no es una enfermedad contagiosa, sino de un tipo de piel especialmente reactiva a diferentes agentes o situaciones a las que se expone el niño. Es una enfermedad más frecuentre en sociedades industrializadas. Tiene un componente hereditario muy importante: padres alergicos ( con rinitis, asma o dermatitis atópica) tienen altas posibilidades de descendencia de hijos con pieles atópicas. Se desconoce la causa que la origina; aunque al parecer influyen varios factores: genéticos, inmunológicos y trastornos de la función barrera de la piel.

La dermatitis atópica suele debutar entre el 2º o 3º mes de vida, casi siempre durante los primeros 5 años. Las lesiones eccematosas aparecen en la cara (en los bebés más pequeños), en las manos (cuando empiezan a tocar objetos o alimentos), en el pliegue del codo, detrás de las rodillas, tobillos o muñecas o en la parte posterior de la oreja o en el orificio de los pendientes. La piel suele ser seca, apareciendo a veces granitos como "la piel de gallina" en brazos y muslos.

Medidas para el cuidado básico de la piel del niño con piel atópica

1. Baño diario con agua tibia (máximo 33º) de máximo 15 minutos de duración

2. Utilizar geles de baño y ducha sin jabón, que no irritan la piel

3. Secar suavemente sin frotar

4. Hidratar la piel inmediatamente después del baño, cuando la piel esté aún humedecida

5. Emplear productos emolientes/hidratantes sin perfume e hipoalergénicos

6. Las áreas de piel más enrojecidas y afectadas deberán ser tratadas solamente con medicamentos y/o coadyuvantes específicos

7. Utilizar a diario ropa de algodón o tejidos naturales

8. Evitar frío, calor y sudoración excesiva

9. Mantener siempre las uñas cortas y limpias

10. La piel debe hidratarse diariamente para aliviar el picor y optimizar el funcionamiento de la barrera cutánea

11. INTENTAR PROLONGAR LA LACTANCIA MATERNA, ya que fortalece el sistema inmune del bebé y evita rechazos alimentarios

12. Pueden bañarse en la mar o en las piscinas, aunque en situaciones de brotes es preferible no hacerlo. Evitar las horas de máxima insolación.

13. Proteger la piel del sol, utilizando cremas solares de alta protección y específicas para la piel del niño.

14. Después de los baños es aconsejable enjuagar la piel y poner una crema emoliente, pues las sales del mar y el cloro de las piscinas irritan la piel.