Lavados nasales en los niños

Publicado en Preguntas frecuentes

Los bebés y los niños son mocosos, es decir casi siempre tienen mocos, sobre todo hasta que cumplen los tres primeros años de vida; a veces son claritos y otras mas espesos y de color blanco, amarillo o verde.

Los bebés no saben respirar por la boca, por lo que hay que hacerles un lavado nasal para que puedan respirar mejor y se encuentren más cómodos.

El lavado nasal con sueros de agua de mar es lo más adecuado para limpiar la nariz de los bebés, utilizando envases pequeños para que no duren demasiado tiempo y evitar que se contaminen, con uno para cada niño si hay mas de uno en casa.

Un buen momento para hacer el lavado nasal, es que coincida con la hora del baño y antes de las tomas de alimento para evitar así posibles vómitos; es mucho mejor para el bebé  y evitará la obstrucción nasal.

Las soluciones hipertónicas de agua de mar contienen una concentración más elevada en sales minerales y oligoelementos que las soluciones fisiológicas o isotónicas, que son tan beneficiosos para el buen funcionamiento de la mucosa nasal.

  • Elimina las partículas de polvo, contaminantes y otros microorganismos que estén dentro de la nariz del bebé.
  • Hidrata las fosas nasales.
  • Mantiene en buen estado la mucosa nasal y su función defensiva.

Modo de empleo:

En niños:

Se debe mantener la cabeza ligeramente ladeada sobre el lado izquierdo, introduzca el dosificador en la fosa nasal derecha y presiónelo suavemente. Incline la cabeza al otro lado y repita la operación indicada anteriormente.
 
En bebés:

Con el bebé incorporado, gírele la cabeza sobre un lado, introduzca el dosificador en el orificio nasal superior y presiónelo suavemente. Girando la cabeza del bebé hacia el otro lado, repita la misma operación que en la otra fosa nasal. Después  se puede limpiar la nariz utilizando un aspirador nasal.